Científicos de varios centros de investigación estadounidenses han llevado a cabo el mayor análisis unicelular en el cerebro de personas con esquizofrenialogrando un mapa de cómo genesque se sabe que aumentan el riesgo de padecer esta trastorno mental graves, afectan a células específicas de la cerebro.

Las revistas Science, Science Translational Medicine y Science Advances publican este jueves más de una decena de artículos del Consorcio ‘PsicoENCODE’, creado en 2015 y dedicado a dilucidar los mecanismos moleculares subyacentes a la esquizofrenia, el trastorno bipolar y el trastorno del espectro autista.

Estos objetivos suponen un reto, entre otras cosas, debido al tamaño y la complejidad del cerebro humano.

LEA TAMBIÉN: La esquizofrenia y el envejecimiento podrían tener una base biológica común

LEA TAMBIÉN: Asocian la esquizofrenia con mutaciones producidas en el útero

Desde el lanzamiento del consorcio, los investigadores han identificado varios cientos de nuevos genes de riesgo para estos trastornos mentales y han revelado ventanas de tiempo. ‘críticos’ durante el desarrollo del cerebro, donde estos genes pueden influir aún más en el proceso de la enfermedad.

Varios de los estudios publicados hoy se centran en la esquizofrenia. Investigadores del Hospital McLean y Mount Sinai descubrieron nuevos y ‘importante’ datos sobre la biología molecular de este trastorno.

Su investigación representa el mayor análisis unicelular realizado hasta la fecha en el cerebro de personas con esquizofrenia y un mapa a escala poblacional de los componentes reguladores del cerebro, el primero de su tipo, que proporciona «conocimientos fundamentales» sobre la patogénesis de la desordenes mentales. según los autores.

«Necesitamos desesperadamente nuevas vías para desarrollar tratamientos para la esquizofrenia y otras enfermedades mentales graves». dice Panos Roussos en un comunicado del Hospital Mount Sinai.

Según Roussos, «Ahora contamos con la tecnología y la metodología necesarias para profundizar más que nunca en la biología de las enfermedades neuropsiquiátricas, y creemos que con nuestras últimas investigaciones hemos avanzado significativamente en este campo».

Estos trabajos descubren qué tipos de células expresan de forma diferente genes asociados al riesgo de esquizofrenia, qué funciones biológicas se ven afectadas dentro de esas células y qué factores de transcripción -proteínas que participan en la regulación del ADN- son importantes para estos cambios.

Para el nuevo estudio, los equipos realizaron un análisis unicelular integral de los cambios transcriptómicos (qué genes se expresan en qué células) en la corteza prefrontal humana, examinando tejido cerebral postmortem de 140 individuos en dos cohortes independientes. Sus análisis incluyeron más de 468.000 células.

Ellos descubrieron ‘conocimiento sin precedentes’ sobre la base celular de la esquizofrenia, vinculando factores de riesgo genéticos con poblaciones neuronales específicas.

Específicamente, vieron que las neuronas excitadoras emergieron como el grupo celular más afectado, con cambios transcripcionales que involucraban el desarrollo neurológico y las vías relacionadas con la sinapsis.

Los autores señalan que estos resultados podrían allanar el camino para intervenciones específicas y tratamientos personalizados para la esquizofrenia, mejorando potencialmente los resultados clínicos de las personas afectadas.

«Este conocimiento permitirá que los tratamientos futuros se adapten a genes y tipos de células específicos, así como a personas con esquizofrenia». W. Brad Ruzicka, del Hospital McLean, señala en otra nota.

Los científicos ahora están trabajando para extender estos hallazgos a otras regiones del cerebro y al impacto molecular de otras enfermedades psiquiátricas, como el trastorno bipolar.

Puede que te interese

Comienza a destacar en el mundo empresarial recibiendo las noticias más exclusivas del día en tu bandeja de entrada Aquí. Si aún no tienes una cuenta, Regístrate gratis y sé parte de nuestra comunidad.